Notícies

Directori de Notícies

13.02.2013 (Notícies de l'ICE)

L’asteroide 2012 DA14 no impactarà en aquesta ocasió contra la Terra


Sáb, 2013-02-09 06:05 – ZoomNews


- Pasará a “sólo” unos 34.000 kilómetros de la corteza terrestre el próximo 15 de febrero

- Fue descubierto por científicos españoles del Observatorio Astronómico de Mallorca

- Los expertos descartan un impacto sobre la Tierra, pero es posible en un futuro

- La periodicidad con la que caen asteroides de estas dimensiones es de uno por milenio



Alicia Rodríguez (ZoomNews)



En el mes de enero fue Apophis el que quitó el sueño a más de uno. Ahora, un nuevo asteroide se aproxima a la Tierra y está previsto que pase a unos 34.000 kilómetros de la corteza terrestre el próximo 15 de febrero. Su nombre no es tan poético, 2012 DA14, y su tamaño es una séptima parte que el anterior, pero no debe subestimarse: de impactar contra el planeta podría llevarse por delante media provincia de Barcelona.


“Se trata de un asteroide NEO, es decir, próximo a la Tierra, cuya órbita ocasionalmente lo lleva a aproximaciones cercanas como la que ocurrirá el próximo viernes”, explica el doctor Josep M. Trigo, científico titular del Instituto de Ciencias del Espacio (CSIC-IEEC). “De hecho, es un asteroide catalogado como potencialmente peligroso aunque sus dimensiones son relativamente moderadas”, añade Trigo.




El asteroide 2012 DA14 fue descubierto por científicos españoles del Observatorio Astronómico de Mallorca




La National Aeronautics and Space Administration (NASA) lleva estudiando el asteroide un año, gracias al descubrimiento de los científicos del Observatorio Astronómico de Mallorca (OAM) en febrero de 2012 desde la estación robótica de La Sagra, en Granada. Según el cálculo original, este hallazgo español nos visitará sobre las 19:30 horas pasando, presumiblemente, por debajo de las órbitas de los satélites estacionarios de comunicaciones.


La NASA ha descartado un escenario catastrófico y Carlos de Torres, presidente de la Sociedad Astronómica de España y América (SADEYA), asegura que no existe ninguna posibilidad de que el asteroide choque contra la Tierra a medio plazo. “Para eso tendría que pasar a menos de 7.000 kilómetros de distancia”, apunta. Sin embargo, los estudios no descartan un impacto en el futuro.


Una cuestión de tamaño


“La NASA ha establecido una frontera que estipula que los bólidos con riesgo grave, aquellos que sí impactan sobre la superficie formando cráteres, son los de más de 50 metros de diámetro”, explica De Torres. El asteroide 2012 DA14, con un diámetro de 40 metros, estallaría al entrar en la atmósfera, dando lugar a una explosión equivalente a una bomba de 6 a 10 megatones. “La periodicidad con la que caen este tipo de asteroides es, más o menos, de uno por milenio”, apunta Josep M. Trigo.


Efectos que dejó en la región de Tungaska (Siberia) el impacto de un asteroide en 1908


Efectos que dejó en la región de Tungaska (Siberia) el impacto de un asteroide en 1908


Los expertos coinciden en comparar los efectos que tendría la colisión de 2012 DA14 con el impacto del bólido de Tungaska, en Siberia, en el año 1908. La explosión incendió y abatió los árboles de un área de más de 2.000 kilómetros cuadrados. “Durante días, la luz de las partículas que quedaron en la atmósfera permitían leer de noche incluso en Londres”, señala el presidente de SADEYA. El asteroide que tanto se aproximará el viernes a la Tierra, podría en un futuro producir una bola de fuego similar a la que tuvo lugar en Siberia y, si cayera en una zona poblada, tendría efectos regionales importantes. “Cada cien años entra en la atmósfera un bólido de estas características, pero lo lógico es que caiga sobre una zona despoblada o en el océano”, tranquiliza De Torres.


Por otro lado, los asteroides más pequeños, de hasta 10 metros de diámetro, chocan con la atmósfera de nuestro planeta con bastante frecuencia. “Generan fuentes de calor equivalentes a una bomba atómica. El que cayó en Sudáfrica en 2009 es uno de los más intensos”, señala De Torres. En aquella ocasión, las cámaras de tráfico de la autopista grabaron cómo caía este bólido de unos 13 metros de diámetro.


“Los impactos con rocas desprendidas de estos asteroides son muy habituales. En lo que va de 2013 sólo en España se han registrado ocho bolas de fuego que, en ocasiones, producen meteoritos”, explica Trigo. En este sentido, la Red Española de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos elabora una lista con datos desde 1999.




Los asteroides destructivos rondan los tres kilómetros de diámetro. La probabilidad de impacto es una por cada 65 millones de años




Apophis, que el pasado 9 de enero se aproximó a nuestro planeta, tiene unos 300 metros de diámetro y generaría una bomba de 1.000 a 2.000 megatones si colisionase contra el planeta, provocando importantes efectos globales. “Pero un bólido como Apophis cae cada 10.000 o 20.000 años”, apunta De Torres. Los grandes asteroides, los destructores, rondan los tres kilómetros de diámetro y su impacto contra la Tierra provocaría fenómenos geológicos y acabaría con las formas complejas de vida como la humana. “No sobreviviría ningún animal de más de 25 kilos”, advierte De Torres. La probabilidad de que se den este tipo de impactos, recuerda el presidente de SADEYA, es de una por cada 65 millones de años.


El próximo viernes, el periodo orbital del asteroide se recortará en unos 317 días. “El 2012 DA14 pasará de ser un NEO de la familia Apolo a convertirse en un Atenas, que poseen generalmente una órbita inferior a la de nuestro planeta. Por ello, sus futuras aproximaciones a la Tierra seguirán un patrón diferente y deberán estudiarse con cuidado”, señala Josep M. Trigo.


Referencia: ZoomNews – enlace al artículo