Noticias

Directorio de Noticias

29.10.2015 (IEEC)

El Observatori Astronòmic del Montsec observará el objeto potencialmente peligroso que pasará el sábado cerca de la Tierra

El Observatori Astronòmic del Montsec (OAdM) del IEEC ya está preparado para observar con su telescopio robótico Joan Oró (TJO) el objeto potencialmente peligroso 2015 TB145, que tendrá su momento de máxima aproximación a la Tierra el próximo sábado 31 de octubre a las 18:05 (hora continental europea). Este objeto, cuya existencia se desconocía hasta hace tan solo unos días, ha despertado un enorme interés científico. Los expertos creen que podría tratarse de un cometa extinto, y la expectación por poder observarlo es máxima. Se cree que los cometas, en sus fases finales, se fragmentan y generan objetos que dejan de tener actividad cometaria y se comportan como asteroides.


Observatori Montsec


Las observaciones programadas desde el Telescopi Joan Oró pretenden realizar un seguimiento astrométrico y fotométrico exhaustivo dentro de un consorcio internacional de seguimiento de estos objetos conocido como EURONEAR. El seguimiento científico del objeto desde el Observatori Astronòmic del Montsec está liderado por el Dr. Josep M. Trigo del Grup de Meteorits, Cossos Menors i Ciències Planetàries de l’Institut de Ciències de l’Espai (IEEC-CSIC). Se registrará el asteroide cada pocos segundos a fin de determinar con gran precisión su trayectoria respecta a las estrellas de fondo y así contribuir a mejorar el conocimiento de su órbita. Además, a partir de las variaciones que se registren de su luminosidad en la secuencia de imágenes, se obtendrá una curva de luz que permitirá calcular con precisión el período de rotación del objeto.


2015 TB145: ¿Es la ‘Gran calabaza’ un cometa o un asteroide?


El objeto potencialmente peligroso 2015 TB145 fue detectado el pasado 10 de octubre por la NASA desde el telescopio Pan-STARRS-1 de la Universidad de Hawaii. Tiene unos 400 metros de diámetro y se desplaza a una velocidad de 35 km/s, mut alta para ser un asteroide. Además su órbita es muy excèntrica y resonante con la órbita de Júpiter, con unas catacterísticas que indican que podría tener naturaleza cometaria.


La coincidencia con la fecha de Halloween y sus dimensiones han originado que en el mundo anglosajón se le haya bautizado como la “Gran calabaza”. Diversos programas de seguimiento radar desde los mayores radiotelescopios de la Tierra, como por ejemplo Goldstone, emitirán señales de radio que permitirán reconstruir su forma exacta a partir de sus ecos con posterioridad. Este hecho resulta particularmente importante por el hecho de que el objeto en cuestión podría ser un cometa extinto. Sería la primera vez que se utiliza esta técnica radar para observar este tipo de objetos desde tan cerca.


En el momento de mayor acercamiento estará a 480.000 km de la Tierra, 1,3 veces la distancia a la Luna, con lo que no implica ningún peligro de impacto sobre nuestro planeta. Aún así, es muy importante seguir estos objetos durante sus máximas aproximaciones a nuestro planeta con el fin de conocer mejor sus propiedades físicas, determinar si posee pequeños satélites y mejorar en definitiva el conocimiento de su órbita par poder predecir con mayor precisión futuras aproximaciones a la Tierra.


Para observarlo será necesario contar con un telescopio modesto, ya que no será visible a simple vistas. Durante la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre será visible atravesando la Osa Mayor.


El paso próximo a la Tierra de 2015 TB145 supone una gran oportunidad para profundizar en el conocimiento que tenemos sobre la evolución de los cometas hasta que se convierten en asteroides oscuros y peligrosos. De hecho, a priori, no se espera otro tan grande y tan cerca de la Tierra hasta el año 2027.


El Observatori Astronòmic del Montsec (OAdM)


El Observatori Astronòmic del Montsec es una infraestructura científica gestionada por el Institut d’Estudis Espacials de Catalunya (IEEC) y está ubicado a 1.570 metros de altitud en la sierra del Montsec, 50 km al norte de la ciudad de Lleida junto al municipio de Àger, en pleno Prepirineo catalán. Esta zona está reconocida como una de las más indicadas del continente europeo para la observación astronómica gracias a la combinación de sus condiciones meteorológicas y a la escasa afectación de la contaminación lumínica. Es, sin duda, un cielo excepcional.


El equipamiento astronómico incluye, entre otros, el Telescopi Joan Oró, de 80 cm de diámetro, que pertenece a la Generalitat de Catalunya y gestiona el IEEC, y la cámara de todo el cielo destinada a detectar bólidos que podrían ser asociados con estos objetos peligrosos que cruzan la órbita terrestre. Ambos instrumentos se controlan de manera remota desde el Institut de Ciències de l’Espai (IEEC-CSIC).